HISTORIA Y VALORES

INTRODUCCIÓN

Haciéndose eco de la problemática que supone para los padres que sus hijos recuperen una o varias asignaturas durante los meses de verano, en 1991 PIQUER puso en funcionamiento un proyecto encaminado a paliar este problema, y cuyas características distaban mucho de las ofertas existentes.

Cuando surgió la oportunidad de poner en funcionamiento el Colegio de Verano con las opciones de internado y externado, ESTUDIOS ZARAGOZA, S.L. (PIQUER) se encontraba perfectamente posicionada en el sector de la enseñanza y la educación desde 1984, año en que comenzó a trabajar en este sector.

CARACTERÍSTICAS

El proyecto iba y va más allá del clásico repaso de verano de las asignaturas no superadas: se trataba de integrar al alumno en un ambiente de trabajo en el que se puedan alcanzar objetivos tan ambiciosos como imprescindibles:

  • Reconstrucción de aprendizajes.
  • Creación/modificación de hábitos de estudio.
  • Motivación del alumno.
  • Practicar técnicas de estudio y de comportamiento responsable.
  • Etc.

Una formación y educación integral de niños/as, adolescentes y jóvenes preuniversitarios no podía limitarse a la mera impartición de clases de asignaturas no superadas, sino que se hacía imprescindible:

  • Una tutela cercana y una constante supervisión de la evolución de nuestros alumnos, tanto académica como psicológica.
  • Un contacto estrecho con padres y/o tutores para coordinar esfuerzos y lograr superar, en muchos casos, situaciones de verdadero fracaso escolar.
  • Una programación global de las actividades: tanto de las académicas como de las de tiempo libre, tuteladas por tutores, profesores y monitores.

Todo ello requiere:

  • Un amplio horario de dedicación, en función de la idiosincrasia del alumno (internado o externado).
  • Unas adecuadas instalaciones para su desarrollo.
  • Una calidad del servicio y del equipo pedagógico.

Con esta filosofía, en fin, surge el Colegio de Verano Piquer: integrar en un único proyecto la reconducción de alumnos con problemas en los estudios en un entorno disciplinado y pedagógico, a la par que humano, sin descuidar valores transversales como el respeto, la educación o el importante proceso de maduración como persona, alejados en todo momento de cualquier ideología política o religiosa.

VALORES

Piquer siempre ha defendido una educación en valores con independencia de cualquier ideología política o religiosa:

  • Organización personal y autonomía.
  • Esfuerzo y capacidad de superación individual.
  • Compromiso y asunción de responsabilidades.
  • Motivación y satisfacción por el cumplimiento de las obligaciones.
  • Respeto hacia compañeros y agentes educativos (profesores, monitores...).
  • Implicación y gnerosidad.